domingo, 26 de agosto de 2012

Adios bombilla


Tras más de 130 años con nosotros, esta fin de semana hay que decir adiós a la bombilla incandescente, la de toda la vida.
A partir del 1 de septiembre ya no se podrá fabricar ni distribuir, y solo veremos en las tiendas las unidades que vayan quedando en los almacenes. En 2016 deberá haber pasado a la historia en la Unión Europea. Diremos hasta siempre pues a una tecnología que revolucionó la vida de la humanidad pero cuya eficiencia en la época en que vivimos no es admitible ya. Demasiado calor y poca luz.
Tal y como se acordó, la bombilla incandescente dejará de fabricarse a partir del próximo día 1 de septiembre de 2012. Paulatinamente irá desapareciendo, en 2016, en toda la Unión Europea.
La bombilla incandescente, invento atribuido a Thomas Alva Edison, fue presentada el 21 de octubre de 1879. Desde entonces, 130 años después, poco ha cambiado. Al menos en esencia. Está compuesta por un casquillo metálico que conduce la electricidad a dos hilos que sujetan el filamente de tungsteno encerrado al vacío (actualmente en lugar de hacer el vacío se rellena de gas noble). Este filamento, con el paso de la electricidad, genera la luz pero también calor.
Realmente, el 90% de la energía se transforma en calor y sólo el 10% en luz. Es este el motivo por el cual se decidió en 2009 ir suprimiendo su uso en beneficio de nuevas opciones más eficientes energéticamente hablando.
Hoy en día con los avances en lamparas de bajo consumo, fluorescentes y las cada vez más usadas bombillas LED no tiene sentido continuar usando un producto poco eficiente energéticamente. Además sus mil horas de vida útil no son nada si las comparamos con las más de 45.000 que puede ofrecer una bombilla LED.
Además las bombillas incandescentes generan residuos al medio ambiente más difíciles de eliminar. Por tanto, no dudéis y según vayan fundiendo las bombillas de casa empezar a sustituirlas por bombillas LED o de bajo consumo.


Pero no estés triste. La tecnología LED ya está aquí para sustituir a estas clásicas bombillas y, aunque por ahora el coste es alto si lo comparamos, no hay dudas de que a largo plazo es lo único viable.

Saludos.