viernes, 10 de agosto de 2012

La casa encantada

¿Sabéis que existe la casa encantada?
No está muy lejos de Madrid, apenas 15 minutos del centro. A cualquier hora que vayas, una puerta estará abierta. Los vidrios reflejan cada atardecer y el verde cesped.Los árboles se inclinan y vencen hacia aquí y hacia allá. Rayos de luna chapotean sobre ti,es un lugar donde niños y no tan niños pueden jugar, crear y experimentar, no es fácil distinguir lo mítico y lo alegórico dentro de esta casa aunque lo importante suele ser el intenso sentido de participación que tiene cada reunión.
Debo admitir, a la hora de imaginar y recrear un testimonio sobre este lugar, que puedo acudir no siempre a formas verbales sino -como ocurre con todo en la vida- a expresiones, diálogos,imágenes, etc...
Ritos, fiestas y tradiciones verbales parten de un mismo mecanismo social de fabulación, que es sencillamente el de conservar un testimonio excepcional, eso sí, cada uno con sus códigos.
La música, la comida y la bebida no deja de ser participe, incluso algún que otro baile encima de las mesas.
Si la leyenda religiosa narratiza la fe, el teatro la escenifica, esta casa te la muestra y te la entrega sin pedir nada a cambio.
No hay nada como ser un recién llegado a este lugar y que te den la bienvenida con los brazos abiertos y ver tu nombre puesto en una nevera con Imanes ( los artífices de esto Jimena y Rodrigo, que saben soñar en grande y persiguen con entusiasmo sus sueños) Así me siento antes de aterrizar en la casa encantada.
De la mano de Concha, he podido participar en estas maravillosas reuniones rodeado de misterio, elegancia y como no de personas excepcionales.
Gracias Concha por tu afecto, para mi eres un ejemplo de simpatía, inteligencia, generosidad y creatividad.