martes, 7 de agosto de 2012

Reinventarse. Tu segunda Oportunidad.

¿Qué te atreverías a hacer si supieras que no puedes fallar?
 Esta es la pregunta que aparece a pié de portada del libro que acabo de terminar, me he enfrascado en la lectura y en dos días he disfrutado de una lectura científica, humana y sobre todo didáctica.







Se trata del libro del Dr. Mario Alonso Puig, "Reinventarse".
En este libro se exponen  muchos de los aspectos menos conocidos de la mente humana. Como que el cambio personal no es un asunto de conocimiento, sino de motivación.
Cuando emociones tales como el miedo o la desesperanza se apoderan de nosotros. se produce un auténtico "secuestro cerebral", y no importa lo inteligentes que seamos;nuestra inteligencia no brillará por ninguna parte.

¿Quién es capaz de hacer que el agua turbia se aclare? Déjala quieta y poco a poco se volverá clara.
                                                            LAO TZU

Muchas veces pensamos que somos de una manera determinada y nos parece imposible llegar a cambiar. Una de las claves es conocer muy bien nuestro inconsciente. El consciente sería como un capitán de un barco velero, y el inconsciente, como el viento que impulsa las velas, o el capitán aprende a entender el viento y usarlo a su favor, o no llegará muy lejos. Por eso cuando uno cambia la forma de ver las cosas, las mismas cosas cambian.
Mientras sigamos pensando que la personalidad es algo que, como adultos, ya tenemos completamente definido, esa misma convicción va a dificultar mucho que podamos hacer nada para cambiar aquellas partes  de nuestra forma de ser que verdaderamente queremos cambiar. Por tanto la personalidad es un proceso dinámico, que tiene ciertas fuerza que la van creando, ciertas fuerzas que le dan estabilidad y también ciertas fuerzas que puedan alterarla. Comprender este juego de fuerzas es importante si queremos abrirnos a un proceso de cambio personal. En las profundidades de nuestra mente existe el convencimiento de que  "yo soy así y nada se puede hacer para que cambie". ¿Cómo puede ser que el ser humano, que se sabe tan inteligente , pueda caer en semejante trampa?
Por eso, no es que las personas no podamos cambiar, es que por dentro nos resentimos tremendamente al cambio sin  darnos cuenta de ello. No somos seres rigidos.
Todo cambio personal importante requiere pasos semejantes. Primero, pasar de la incompetencia inconsciente a la incopetencia consciente. Ello implica una elevación del nivel de consciencia, es decir, de la capacidad de darnos cuenta de algo de lo que no nos habíamos dado cuenta antes.
El segundo paso es de la incompetencia cosnciente a la competencia consciente. Aquí lo que hacemos es usar nuestra fuerza de voluntad y nuestro compromiso para hacer lo que hemos decidido hacer aunque nos cueste. Esta es una fase muy dura porque hay que estar en lucha permanente para evitar que los viejos automatismos nos apresen, os lo puedo asegurar. El tercer y último paso es el de la competencia consciente a la competencia inconsciente, es decir, que se ha creado un hábito mucho más beneficioso y saludable.
Solamente la confianza y la certeza de que el cambio se va a producir antes o después, es lo que hace que las personas no tiremos la toalla.

Para que surja lo posible es preciso intentar una y otra vez lo imposible

                                                      HERMANN HESSE

A continuación os dejo el siguiente enlace donde Mario Alberto Puig habla de la Felicidad, no tiene despercicio. Es muy muy bueno.

Ponencia de Mario Alonso Puig en el segundo Congreso de la Felicidad

Saludos