lunes, 17 de diciembre de 2012

Mi 39 cumpleaños


En breve entro en una nueva etapa, los 39. Aspecto saludable, sentido del humor y útil a los demás. ¿Que más se puede pedir? Seguiré haciendo ruido, eso sí, dejando paso a los jovenes. Seguiré sin descansar y compartiendo mi experiencia de los 39 años, durante los que he reído y llorado, con la gente que más quiero y siempre ha estado ahí.
Seré feliz viendo vuestros éxitos, aprenderé del pasado y lamentaré mis faltas. Seguiré siendo decidido y valiente y pondré en práctica todas mis resoluciones con serenidad.
Tengo un año mas y sigo acostándome con una sonrisa. Me podré plantear si va bien la cosa, si avanzo,si este periodo de 365 días en el que he tenido 38 ha sido positivo, si he aprendido algo realmente trascendente, y guardaré todas esas cosas que recordaré eternamente.
El tiempo pasa mas deprisa si eres impaciente ¿lo sabías?. Seguiré pintando garabatos en mi agenda, seguiré tomando café, seguiré escuchando hablar de ti y seguiré corriendo bajo la lluvia. Me bañaré en ríos y playas, veré mas amaneceres y estrellas si cabe, cocinaré y mi mirada cómplice siempre estará ahí. Entraré cada noche en estado de coma y soñaré. Sigo llevando grabada una advertencia invisible: nada de compromiso. Pienso en todo lo que han hecho por mi y todo lo que yo he hecho, pienso en nombres...yo nunca olvido ese sonido. Veo vida en cada cosa, soy lo que he ganado y lo que he perdido.
Miraré al cielo, levantaré la mirada y me morderé mi labio inferior. Seguiré memorizando números de teléfonos. Sentiré sin límites como hasta ahora, tocaré cada uno de los puntos cardinales y seguiré teniendo frio. Me inventaré domingos, sobre todo en invierno y escucharé mi música favorita.
Todas las cosas llevan un orden, eso me enseñaron, pero ese orden depende de la voluntad de cada ser humano. Tengo presente mi condición de ser humano, de hecho antepongo la locura a la primera fase de hacer el orden. Valoraré cada puerta abierta, mis manos hablarán y quizás me tatue.No importa que haya insomnio, quizás me tope de nuevo con la soledad, aunque ya nos conocemos.
Cogeré olas, apoyaré mi cabeza y cerraré los ojos ,desearé con fuerza, apenas necesitaré cerrarlos porque ya estoy allí. Me niego al anonimato, sígueme.
Manejo mis tiempos sin planificar, exijo a mi mente que se someta a la pasión y me obligo a perdonarme de por vida.
Sonrío cuando todo sale bien, cuando todo sale mal, sonrío.



¿A dónde me llevarás?


Saludos