sábado, 2 de febrero de 2013

Woody

WOODY





Unos días atrás comentaba en el blog que escribiría un post de y para Woody. Es la primera vez que escribo algo sobre mi perro y no sé si es así como debo dirigirme a él.Ha sido una semana dura. El pasado sábado te pusiste muy enfermo, te desangrabas sin razón aparente, dejaste de comer y estabas abatido.
Se me pasó por la cabeza la posibilidad de perderte.No podía dejarte morir.
Hace seis años apareciste por sorpresa en el asiento de atrás de mi volkswagen Polo, con un lazo rojo que era mas grande que tú. Un pequeño ladrido me hizo mirar hacia atrás y allí estabas.


Lucha. Me ganaste




Han cambiado muchas cosas desde que llegaste, un poco mas de desorden, algunos pelos que recoger, juguetes por el suelo. Tengo mas caricias y mimos.Desde entonces, tu entorno, tu universo, somos mi familia y yo. Eras travieso, te hacías pis en el suelo, mordías los rodapiés. ¿Que valen las cosas ante tanto cariño? Eso se repone y el cariño es insustituible.
Cuando salimos de paseo tu presencia nos impide entrar en lugares prohibidos para los perros, no nos importa ¿verdad? Eso no nos pasaba en Francia ¿te acuerdas? Tiene su parte buena...consumimos menos tonterías que no son necesarias  y tú si lo eres. También hemos sufrido el rechazo de esas "personas" que no soportan a los perros. Ellos no saben lo que se pierden.
No es de mi número. Sorry!!

Muchos no comprenden que no solo eres una mascota, pero cuando estamos mirándonos el uno al otro sabemos muy bien lo que significas en mi vida.
Confías en mi y cuando algo te causa dolor o te regaño, me miras con esa mirada suplicante que no engaña nunca. He leído en alguna parte, que los perros a la hora de la muerte confían en que su amo le va a sacar del trance. Puede ser cierto, creo que te ha pasado y juntos lo hemos conseguido. Eres muy fuerte Woody.

Nuestros primeros días en en apartamento. No teníamos ni un mueble. ¿Te acuerdas?


He pasado horas a tu lado viendo las nubes pasar, los árboles, la hierba verde, los pájaros. Hemos sentido el agua, el frío y el viento. Me he entretenido tirando piedras al agua y tú mirando los círculos concéntricos ensanchándose hasta recuperar las aguas su calma.

Seguimos con la lucha 

Nuestras cenas en Montpellier. Eras el alma.
Lo das todo sin pedir nada. Me consuelas en los momentos difíciles. No te importa si soy rico o pobre, listo o bobo, inteligente o tonto, tú me has entregado tu corazón.
Gracias por quererme cuando mas los necesito, gracias por llenar mi vida.







¿Y mi cama? Seguimos sin muebles...

Robi, ¿Me vas a dejar un poco?

Búscame, que ahí estaré por siempre.

Aprendiendo a nadar.

Me encanta!!

Ya hemos llegado. ¿Y ahora qué?

Venga dejame un sitio en la toalla.

Parezco un Guepardo

La toalla es mía

Un día maravilloso en "El Retiro"

Me encantan los niños

Dia de campo y lagos.

¡¡Que  no quiero la pastillaaa!!

Esteban y yo posando.

Te quiere, tu amigo Esteban