martes, 19 de marzo de 2013

Recuerdos, sueños y realidad

























Tengo la sensación de marchar hacia atrás, así no se va a ninguna parte .En vez de pasarme el tiempo teorizando y hablando de lo que me sucede, miraré bien lo que es la realidad, desmenuzaré bien cada pétalo hasta llegar a la semilla.

Estoy totalmente de acuerdo de que tenemos un principio de memoria y un principio de olvido. Si siempre recordáramos todo, seríamos como un pedazo de papel sobre el cual se ha pintado y vuelto a pintar hasta que ya no queda ningún espacio libre y se hace imposible distinguir entre una cosa y otra. O como un montón de gente que grita y hace cada vez mas ruido hasta que no se puede oír a nadie. De la misma manera nuestros recuerdos se convierten en gritos. Y la naturaleza, misericordiosa, hace que todo se borre para que se pueda volver a empezar. No importe en que forma se empiece, si se vuelve a empezar como ser humano, sentirás de la misma manera que sientes ahora. Tú eres el medio, eres el medio siempre y en todas partes.
Si uno fuera Dios y lo supiera todo y tuviera el control de todo, estaría mortalmente aburrido. Sería como hacer el amor con una mujer de plástico. Todo sería totalmente predecible, totalmente sabido, absolutamente claro,no habría misterio ni sorpresa alguna


¿Qué haríamos si nos fuera dado el poder de soñar. Noche a noche, los sueños que quisiéramos? ¿lo habéis pensado?

Podríamos soñar con cualquier dimensión de tiempo,soñar sesenta y cinco años en una sola noche, mil, cien años en una sola noche, y además con lo que se nos ocurriera, porque antes de dormir decidiríamos: Esta noche soñaré con tal y tal cosa. Naturalmente, empezaríamos por realizar todos nuestros deseos. Disfrutaría de todos los placeres que pudiera imaginar, de las comidas mas estupendos, de los mejores paseos al atardecer, de las aventuras amorosas mas fascinantes, haría los viajes mas románticos, podría escuchar música como jamás la han oído los mortales y contemplar paisajes que excedieran sus mas descabelladas fantasías.

Y durante todo un mes, uno seguiría así, pasándolo estupendamente bien. Pero pasado un tiempo empezaría a pensar :Bueno, ya he visto bastante, vamos a variar un poco y probar algunas aventuras. Y entonces soñaría con amenazas de peligro de todas clases. Rescataría princesas de las garras de los dragones, participaría tal vez en batallas increíbles, sería un héroe. Y poco a poco con el correr del del tiempo, iría atreviéndome a cosas cada vez mas desaforadas y en algún momento diría: Esta noche, voy a soñar de tal manera que no sepa que estoy soñando y, al hacerlo conocería la experiencia de tomar el drama por la verdadera realidad.

En noches sucesivas, uno podría atreverse a experimentar cosas aún mas extraordinarias, nada mas que por el contraste que me espera al despertarme. Podría por ejemplo, soñar con situaciones de pobreza, enfermedad y sufrimiento extremos. Podría, por así decirlo, vivir la esencia del sufrimiento hasta su punto mas extremo,para después de todo, no era mas que un sueño y que todo está perfectamente.

Pues bien, ¿cómo sabemos que no es eso exactamente lo que estamos haciendo?

Imaginaros, con todos nuestros problemas, con toda la complejidad de nuestras situaciones vitales, tal vez no seas mas que el sueño en el que decidiste meterte. Y si no te gusta, ¡ que placer será cuando te despiertes!

Puede ser realmente divertido seguir jugando.