martes, 5 de marzo de 2013

Tengo mucha información y poco espacio



Ansioso por llegar a casa y seguir organizando mi cloud,  hacerte feliz.
El sábado no sonó el despertador,pero pronto oigo mi voz en mi cabeza. ¿qué día es hoy? ¿me tengo que levantar?¿he quedado? Y cuando me cercioro de que es sábado y no tengo prisa, y lo que es mejor, que el día me pertenece, todavía sin abrir los ojos sonrío. Sonrío de satisfacción sabiéndome merecedor de este momento. Ha sido una larga semana, en la que he puesto muchas cosas en marcha.
Escucho la música y me dejo llevar, lo saboreo y lo disfruto mientras me preparo un buen desayuno. Porque las cosas buenas hay que saber disfrtutarlas. Pienso en lo que haré hoy y me vienen a la cabeza gin tonics de colores y la mejor pasta del mundo.
Cuando coinciden esos dos hemisferios de mi cerebro,saltan chispas y vuelvo a entender porqué amo la música.
A mi las cosas me entran por los ojos. El otro día fui a comprar una licuadora y pillé la mas bonita, no la he utilizado pero queda guay en la cocina. Aunque si me pongo en plan práctico me compro directamente un tetrabrik de zumo de frutos del bosque. A mi es que cualquier cosa que me compre me hace feliz.
Encuentro en mi email la planificación de algo muy bonito.Es el mejor momento para todo, menos para encerrarse en casa y ver pelis.
Sal a la calle, hay un silencio esperándote tras la gran ciudad, vas a percibir la complicidad de una mirada y ante un obstáculo salta ¿vale?
La emoción de lo desconocido, de lo exótico, de lo prohibido. Miramos en internet, preguntamos a amigos.  Sentimos que traicionamos a Mamá, a la abuela o a nuetras raíces, para después darnos cuenta de que se trata de ampliar  nuestros horizontes, de experimentar, de obtener otros placeres, como un adolescente en  su búsqueda de identidad.
No hay nada tan excitante como un amor al principio de una relación, todo es descubrimiento, todo es excitante. Abrazas un mundo de sensaciones
Seamos realistas, peleemos por lo imposible y estoy seguro de que todo irá mejor.
No sientes la cabeza, úsala. Escucho llover.

Saludos