miércoles, 24 de abril de 2013

Enajenación




El sol ha salido a las 7:22h y no lo he visto.19.6 º centigrados, una temperatura ideal para postear.
No quiero hablar de locos,  lo que hoy me interesa son las canciones. Escarbando un poco en el manual por excelencia de los trastornos mentales, tuve lo que los místicos llaman una revelación. Yo lo llamo paja mental, pero al menos me ha dado alimento para escribir este post.Mi conclusión es la siguiente:
todas las canciones de amor y desamor de la historia, en realidad, son estados de enajenación.
 (RAE: Distracción, falta de atención, embeleso.)
Descubrí por ejemplo, que la característica principal de los pasivo-agresivos y de los esquizoides, cuando tienen una relación de pareja, es que no pueden estar 'del todo' con la persona amada (los pasivo-agresivos minan la relación continuamente como método de autoprotección; los esquizoides necesitan aislamiento). Pero resulta, que al mismo tiempo, estos pasivo-agresivos y estos esquizoides no quieren perder a su pareja bajo ningún concepto- a pesar de que no quieren estar con ellas 'del todo'. Y entonces, me monto en un taxi y suena 'With or without you' de U2: ' I can´t live with or without you'. La primera en la frente.



No me interesa saber si Bono sabía o no lo que cantaba, pero lo cierto es que estaba cantándole al principal síntoma  de los pasivo-agresivos y los esquizoides cuando se relacionan románticamente. Es por eso que después de descubrimientos como éste, no pude más que pensar  en esa eterna y fundamental cuestión: ¿qué fue antes, el huevo o la gallina? ¿Es sólo que las canciones reflejan sentimientos ya existentes o, en cambio, el mundo de la canción ha contribuido a crear, a base de dramatizar, un imaginario enajenado de las relaciones de pareja?
Desde mi punto de vista , creo que suceden ambas cosas. Pero lo cierto es que , por mucho que se exagere, la realidad supera siempre la ficción. Todos estamos un poco enajenados. No pasa nada. Aunque no está de más saberlo y decidir qué queremos hacer al respecto. El amor, de por sí, es una enajenación. Así que, para acabar, me gustaría plantear la pregunta del millón ¿que es una enajenación? Ni los especialistas se ponen de acuerdo. Otro día lo comentamos, aquí o en una terraza.


Saludos.