martes, 24 de septiembre de 2013

Barcelona



Hace unos días tuve la oportunidad de poder estar en Barcelona. Ciudad que me gusta mucho. Aproveché el tiempo libre para estar con parte de mi familia y amigos, recorriendo sus calles, que hacen de esta ciudad un lugar inolvidable.

Sus calles

Con gran legado cultural en arte y arquitectura, capital Mediterranea, muchas odas y poemas han intentado describirla, de hecho algunos muy bien, pero lo mejor es sentirla uno mismo bajos sus pies.Desconfianza y crítica. “Pero son bofetadas dulces; nunca nada de lo malo de la ciudad es irreversible".
Ciudad fashion y permisiva, preservando el medio ambiente rural y urbano.

Como seguidor de la Arquitectura, y a pesar de mis múltiples visitas a la ciudad, no conocía el pabellón del arquitecto  Mies van der Rohe, y ésta fue mi oportunidad.Gracias Sandra por llevarme. Nuria... te espero en la próxima.

.

El pabellón alemán de Ludwig Mies van der Rohe, una de las principales obras de este arquitecto, fue construido en 1929 para la exposición internacional de Barcelona. Una vez finalizada la exposición, en 1930 de decidió su desmontaje. Después de diversas iniciativas, el Ayuntamiento de Barcelona reconstruyó el pabellón en el mismo emplazamiento en que se encontraba el edificio original.




Las paredes y el suelo son de distintos tipos de mármol -travertino, mármol verde y ónix doré- anclados a una estructura metálica.
El entrar en el edificio da una sensación extraña, como encontrarte de repente en un lugar donde la luz, la claridad, sensación de amplitud e incluso la paz te rodea sin que puedas hacer nada.




La silla Barcelona es considerada un hito en la historia del diseño del siglo XX. En 1925 Marcel Breuer diseñó la primera silla de tubo, pero las dos versiones que han hecho popular la silla metálica en todo el mundo son obra  de Mies van der Rohe, una de 1927 y la silla Barcelona, que proyectó en 1929 expresamente para el pabellón alemán de la Exposición internacional.



Después de la visita y las sensaciones, nada mejor que unas cervezas en buena compañía.

Sandra, Ramón y yo.

Paseos y terrazas por el barrio Gótico y de Born, uno de los lugares mas modernos de la ciudad.Boutiques y zapaterías magníficas, ideales para encontrar alguna pieza soñada. 

Nuria y yo.

Y para terminar una de las noches,que mejor que unas tapas exóticas en " El mosquito" Me encantó!!

Una CoCola exótica, totalmente recomendable para los golosos

Delicioso





Alguna recomendaciones: 
Arròs glutinos al vapor
Verdura guotie
Vedella shuijigao


Saludos