jueves, 26 de septiembre de 2013

Mis aprendizajes. VII El amor.




El amor es transformador, cuando echo la vista atrás y pienso, por qué hoy yo soy la persona que soy, sin duda hay algo que ha marcado toda la diferencia, y es el amor incondicional que muchas personas han depositado en  mi.
¿Cuantos de vosotros os habéis enamorado alguna vez intensamente? ¿Y cuantas veces ese amor se acabó o no fue correspondido?
Es una actividad sentimental, el verdadero amor es expansivo, no es un amor posesivo,es incondicional, nunca pone amarres,si no siempre da alas de libertad y creo que es lo que le da verdaderamente sentido a la vida.
No es bueno el amor cargado de exigencias, de reproches, pero el verdadero amor es como una luz que se irradia en todas las direcciones y que solo es posible ir poco a poco fomentándolo en la medida en que nuestra consciencia escala a otras dimensiones mas elevadas y nos damos cuenta de que si nosotros herimos a los demás nos estamos hiriendo a nosotros mismos.
El verdadero amor, está en otro plano de consciencia que solo es posible saborearlo en la medida en que nosotros evolucionamos interiormente.
Pienso que si supiésemos el enorme poder que hay en el amor, nunca, ni un solo instante, dejaríamos de amar.
Es el mejor bálsamo, la mejor medicina, es un manantial incluso de salud y el amor al final, es lo que le da sentido real a nuestra vida.
En todo tipo de relación amorosa hay que respetar los tres espacios, el tuyo, el mio y el nuestro. Tiene que haber independencia, confianza y sobre todo indulgencia y ternura.
El amor debe ser por un lado fusión y por otro lado independencia, el amor es sobre todo espaciosidad, apertura, y el amor lleva mucho, no solo de pasión, si no de compasión, ponernos en el lugar de la otra persona, identificarnos con sus necesidades para tratar de atenderlas, esa es la verdadera compasión activa.
Hollywood nos ha hecho daño, a mi el primero, lo reconozco. El problema es mantener el amor en la convivencia. Por lo general, la convivencia es el verdugo del amor, porque la cotidianidad, la rutina, los problemas muchas veces nos embargan de tal manera que nos olvidamos de mirar con ternura y profundidad a la persona que tenemos al lado. Hay una adagio que dice, es gracioso y me gusta: " Si alguien te gusta, mantenle lejos y te seguirá gustando".
He aprendido que hay muchas debilidades en el modelo de amor romántico que nos han enseñado, y es que
el amor romántico visto desde la parte literaria o desde la parte puramente anímica, es una amor excesivamente impetuoso, además el poeta necesita estar en los dos puntos mas altos, tal vez en la mayor alegría o en la mayor tristeza para escribir, es lo que te mueve y lo que te lleva a decir algo distinto, pero ese amor no deja de ser un amor excesivamente rompedor de personalidad. Abogo mas por un amor mas consciente, ese amor mas sublime, y como una vez leí, ese amor que llena el minuto inolvidable y cierto de 60 segundos que te lleven al cielo.
Adquiriendo el conocimiento de que hay dos tipos de amor, el amor de cascada, al que he sido muy aficionado durante años, que es el amor muy intenso, el amor muy abrasivo, el amor muy pasional. Y otro tipo de amor, que es el amor de valle, que es el amor mas suave pero quizás mas entrañable y mas seguro, porque ese amor a veces tan intenso ,es tal, que no te permite ver a la otra persona como es, si no solo el placer que te reporta. Cuando a partir de ese amor logramos fecundar la relación con cariño, entonces surge un amor mas seguro.
En el amor caemos en esa rutina diaria. Si al irnos de casa por la mañana, si al despedirnos de la persona que queremos, de un amigo, de tu mujer, de tu hijo..... ese beso lo transformáramos en lugar de un beso diario en un beso sublime, en algo elevado a una consciencia mucho mayor, sería maravilloso. Nos cuesta lo mismo, pero no hacemos ese esfuerzo porque hemos caído en la rutina, en la rutina amorosa en todos los sentidos.
Yo soy muy besucón, pienso que el beso une mucho, el roce de un labio con una piel, sea persona, animal, amigo, masculino, femenino,del ser humano, comparto siempre con él algo...
He usado anteriormente la palabra compasión y me gustaría partirla, como muchos autores lo hacen.
Com-pasión, quiere decir vivir acompañando a la otra persona en su pasión, a veces esta pasión, necesita el esfuerzo de la complicidad, eso es lo que el ser humano debe llevar en la parte amorosa y mantenerse siempre en una consciencia, en una dulzura,en un saludo, en un adiós, siempre confortable, agradable, que dejes parte de tu piel en esa especie de humanidad.

¿Para superar traumas del amor o ruptura? La ruptura amorosa siempre es dura, porque significa algo que acata muy mal el ser humano,el fracaso.Si no es muy consciente y tiene mucha fortaleza y mucha personalidad, es un fracaso. Cuando se rompe algo hay un fracaso, hay que tratar de no verlo así. Tienes que retirarte, y la retirada debe ser una retirada caballerosa, una retirada honrada, una retirada de amor igual que has mantenido el tipo cuando has estado amando intensamente.
La vida es una sucesión de crisis, una ruptura amorosa es una crisis, pero las crisis hay que instrumentalizarlas para seguir creciendo, para seguir abriendo la consciencia y el corazón.
De las crisis hay que salir como crisálidas, crisis con alas, no crisis que nos aneguen en la amargura, sino todo lo contrario, que nos reaviven interiormente. Y comprender que el que una persona nos deje, es también una lección magnifica para nuestro ego. Tanto te dejan que acabas convirtiéndote en un buda, de tanto conocimiento adquirido :).
Hay que reunir a todas las personas que te han dejado y decir:  " Aunque yo haya sido como una piscina, por donde han entrado y salido mucha personas, gracias a ello he rendido mi ego,gracias a ello me he dado cuenta que lo importante, aunque te dejen, es que siempre esas persona sigan contando contigo".

Otro punto importante es no usar el victimismo. El victimismo no cambia nada, seguirás luchando, entrando en conflicto y sufriendo. Pero llega ese momento maravilloso, ese "click" que te permites conectar con tu dolor y decir, es que igual hay algo de mi que no quiero ver, esa sombra, que ha generado como
co-creador, no totalmente responsable, pero como co-responsable, toda esa situación.
Importante asumir responsabilidades, y te darás cuenta que tu dolor, tu sufrimiento, no tenía nada que ver con que te dejara la otra persona, es un tema de uno mismo, por no ser capaz de ser feliz contigo mismo.

Hay que aprender que  el propio suelo que a veces te tira es el que te permite apoyarte en él para levantarte. Tal vez hay que aprender de esa ruptura, que se produce por algo, evidentemente, las personas no se van o vienen a tu lado por nada.
Al final el resultado es la gratitud, para mi, un indicador de que realmente está superado, es mirar hacia atrás y solo tener sentimientos de gratitud.Está claro que en el momento, no lo ves, pero cuando te miras a ti mismo ves esa sombra, valoras ese aprendizaje, que te permite cambiar y evolucionar.

Las relaciones solo carecen de aquello que tú no les das, y el amor es consecuencia de amar, el verbo amar es principal, es la causa, si tu no amas no hay amor, no podemos decir que en una relación no hay amor, o que el amor se fue, lo que se fue fue nuestra capacidad de amar,lo que se fue es el verbo, la acción. Primero hay que amar y luego viene el amor que es la consecuencia.

Ama y si eso pasa por tomar decisiones que a tu ego no le gustarían, adelante.

Cada día estoy mas convencido de que la felicidad es sosiego, paz interior y amar bien.

Gracias maestro.