martes, 17 de septiembre de 2013

Pequeñas dosis



Muchas personas consumen la vida a la espera de su oportunidad.como si fuera algo que llegara de fuera y, además, resultara fácil, mientras que otras las crean sin cesar, superando las dificultades. Estamos rodeados de oportunidades que esperan ser detectadas y aprovechadas. El problema es que estamos tan centrados en los resultados y en el mundo conocido, que a menudo cuesta abrirnos a otras alternativas.
Decir que todo depende del azar es caer en la resignación
Sigue tus pasiones.