lunes, 30 de septiembre de 2013

Pequeñas dosis




No hay ninguna meta, solamente hay un camino. Si no aprendes a disfrutar del camino en sí, sin ninguna meta, cada vez te volverás mas serio. Pero si quieres mantenerte en sintonía con la  vida, sigue celebrando. Busca la posibilidad de hacer que cada momento y situación sea una fiesta. No conozco ni una sola situación en la que no puedas encontrar una forma de celebrar. Se que algunos estaréis pensando en la muerte, pues bien, podemos verlo como la liberación de alguien de su cuerpo ¿no?  Convertir lo peor en mejor, a eso me refiero.