lunes, 9 de septiembre de 2013

Pequeñas dosis




No creo que la vida quiera que estés serio. Nunca he visto un amanecer serio, ni un animal serio. Nunca he visto una puesta de sol seria. Nunca he visto una noche estrellada seria.
Puede que no lo entendamos, pero creo que toda la existencia es una celebración. Y la risa es indudablemente uno de los mayores ingredientes para esta celebración.
Convertir lo peor en mejor.