jueves, 10 de octubre de 2013

Post-Vacacional

¿Que estamos en octubre y aún tienes depresión post vacacional? Pero si eso es cosa de otros tiempos, hombre. Ahora cuando uno tiene un trabajo al que volver después del verano, besa el suelo que pisa su jefe si es necesario y da gracias a Dios o a la diosa Fortuna.
La verdad que motivos para deprimirse no faltan si se le echa un vistazo a la prensa, has sufrido el síndrome marmota: un día tras otro la misma película y vuelta a empezar. Violencia de género, corrupción, ERE, eso si, con un toque de dopaje para que no nos quede un mito al que agarrarnos.

Pero es que si has desconectado y no has visto ni un mal telediario, también te vas a dar cuenta que no salimos de una cuando nos metemos en otra.
Entre bebercios, notas musicales y alguna noche en vela se me ha ocurrido, y llevo tiempo dándole vueltas,crear mi propio periódico, inventándome las noticias que me gustaría desayunar.

Sería tan bonito, ¿verdad? : " El congreso en pleno aprueba un plan verdaderamente eficaz contra la corrupción, que llevará a todos los condenados a la cárcel previa devolución íntegra del dinero esquilmado a las arcas públicas"

Publicidad inoportuna

Sí, lo reconozco, es que yo ya me he dado al gin.. El verano, que tiene esas cosas. Pero ahora toca ponerse a trabajar ¿A traba...qué? Sí, hombre, eso que antes hacían las personas para poder vivir. Y a cambio, oye, recibían un sueldo. Fíjate. ¡ Pero un sueldo! No esos 500 euros por 12 horas trabajando de camarero o de guía turística con tres idiomas. No, un sueldo que daba para vivir, comprarle los libros de texto a los niños y tomarte una cervecita de vez en cuando.

Es oír la musiquilla del telediario y ponerse uno a bailar.

Saludos.