martes, 24 de diciembre de 2013

Consecuencias

Las tremendas consecuencias del paro. Todos tenemos a alguien cercano que las sufre sufre.
En los tiempos que nos ha tocado vivir,un contrato de trabajo es mucho mas que un puro tramite legal y económico, tiene un carácter simbólico muy profundo y un peso psicológico y personal definitivo. En realidad, el trabajo es la certeza de que somos capaces de asegurar la satisfacción de las necesidades básicas y nos da la seguridad de que nos valemos por nosotros mismos. Fortalece la percepción de la propia capacidad, representa una fuente de reconocimiento y status social y cuando una persona es despedida de su trabajo muchas cosas se mueven en su vida. Es como si el suelo se moviese bajo tus pies.
Cuando eres niño, el eje de tu autoestima tiene que ver mucho con el éxito escolar, el éxito en ese ambiente, y cuando eres mayor ese eje de autoestima tiene que ver muchísimo con la realización personal a través del trabajo. Muchas veces interpretamos el trabajo desde el punto de vista económico, que no es poco, pero no podemos olvidar el factor de realización personal, es decir, expresar quienes somos a través de lo que hacemos.
La identidad profesional, es una identidad del ser humano necesaria, si no se tiene, se está vacío. Cuando despiden a una persona se teme por perder esta identidad. Uno ve amenazado no solo los recursos económicos, sino está perdiendo una parte de él que le ha definido como persona.
Cuando llega el primer lunes uno se siente descolocado, y te sientes un bicho raro. Todo esto tiene consecuencias en la percepción que tienes de ti mismo, en la seguridad sobre tu persona.
Mezcla de sentimientos, ser realista y no dejarse llevar por ellos, analizar los hechos y afrontar la nueva situación.
El miedo a lo que va a venir es lo peor, el miedo nos bloquea, nos deja inactivos y paralizados.
Todo esto atenta contra la seguridad en uno mismo, es decir, el autoconcepto.Es muy importante reconocer estas emociones, saber que son normales y tener un principio de actuación fundamental. No perder la confianza en uno mismo, voy a intentar generar recursos o pasos que me permitan por lo menos controlar estas emociones. No quedarse aislado, hablar de ello es importante.
Alguna de las cosas que se pueden pensar al ser despedido podrían ser estas:

Ver las cosas negativas que tenía tu trabajo
Aprovechar a hacer cosas que antes no podías hacer, comococinar, montar en bici, ayudar a tus padres,etc...
Darte cuenta de que se puede vivir con muy poco y pensar bien cuales son tus habilidades y quizás cambiar de profesión. Otros caminos quizás.


Antes o después las cosas cambiarán.