martes, 25 de marzo de 2014

La sonrisa del Lunes


A sorbos


La vida es lo único que tenemos realmente, el único don que poseo, es decir, del que soy usufructuario, del que no soy dueño, pero del que se me permite disfrutar hasta morir.
Cómo lo aproveche o cómo lo disfrute, ése es el problema.
Quiero invitaros a saborear la vida a sorbos, a vivir sin miedo, aprovechar cada minuto, saborear de los regalos que te da la vida pero sin absorberlos ni poseerlos. Valorando lo poco y lo mucho, amando lo sencillo y lo complicado. Dejando lugar a los que vienen detrás y atender a los que van delante.
Los apegos nos han convertido en autómatas, pero el salto lo estamos dando ya, aquí mismo, sin cambiar de vida ni de lugar, sin esfuerzos heroicos ni grandes renuncias.
Darnos cuenta de que ya es mañana y que hace sol siempre tras las nubes.

¿Brindamos?