miércoles, 23 de abril de 2014

La sonrisa del Lunes


23 de Abril. Día del libro.

Me queda tanto por leer, que no se si me va a dar tiempo. No he perdido la ilusión juvenil por las librerías, aunque de vez en cuando lea en tablet o smartphones.
Sigo disfrutando de las librerías, quizás porque mi horario no me deja visitarlas cuando quiero, y sigo, todavía hoy, con la misma fantasía que muchos han perdido, llegar con una cesta y cargarlas de libros, aunque sepa desde hace muchas estanterías que no seré mejor por haberlos comprado y que la mayoría los olvidaré tras haberlos leído, aunque tenga que guardar los libros bajo las camas.

Significan el resumen de todos los sueños posibles, soñados y por soñar, puestos a nuestra disposición para ser vividos en cuanto leídos. Yo sí, aun hoy, me emociono al entrar en las librerías. Pero reconozco que la emoción se mezcla con la ansiedad que me provoca no tener tiempo necesario para leer todos los libros que querría degustar.
A mí se me empezó a cansar la vista el día que empecé a leer revistas multidisciplinares, pero no busqué consuelo en ninguna librería, ahora de vez en cuando me conformo con disfrutarlas en una buena terraza con un café o un refresco.
Después de haber pasado años mirando un horizonte incierto estoy descubriendo las distancias cortas en el hecho de poder levantarme cada día.
Mi próximo libro: " Za Za, emperador de Ibiza" de Ray Loriga (Uno de mis escritores contemporáneos favoritos)

Saludos