martes, 24 de junio de 2014

Lazos sutiles



Sin decir adiós. Llegó de viaje, simple y sencillamente se encuentra una nota en la que dice: no pude esperar a que llegaras del viaje, hice mis maletas y quiero decirte que me voy, por favor no me busques.
Amo los post it. Es importante decir adiós, porque no es lo mismo que alguien se vaya diciéndote adiós a que alguien desaparezca. Se merecía que le mirase a los ojos y le dijese adiós. ¿Miedo al compromiso? ¿Los incasables? Hasta el yogur les quema. Lejos está de ser un fracaso, el ego es lo que te hace sentir como un fracaso.
Se acabó y es para bien, nunca encontrará las razones y quizás alguna vez pare de buscarlas. La etapa se acabó. Se hace un autoboicot buscando las razones o quizás para quedarse tranquila.
Todo el tiempo lo pasó pensando en la otra persona y resulta que ¿Cómo estas tú? ¿Cómo te encuentras? ¿Cual es tu dignidad? ¿Quién eres ahora? Todas estas respuestas no aparecen. Siempre está la otra persona. El "para siempre" le lleva al sometimiento.
¿Hoy? ¿Por qué hoy? No lo se. No escuchará mas su risa, ni le harán reír como el solamente sabía  hacerlo.

Hoy quiere estar solo y por estar solo, se irá donde tan siquiera la luz le permita ver el movimiento de sus manos. Buscará el silencio.
La edad le ha dado experiencia.

Una nota amarilla ¿Por qué amarilla?  Lo interesante es lo que se escribe en ellas.

Y tú... ¿Que escribirías en un post-it?