martes, 24 de junio de 2014

Pequeñas dosis



Si no se ha sabido evitar una pelea, procurar que no dure, y menos aún ,que no degenere. Evitar concluir el día con un conflicto. El anochecer en tiempo de apaciguamiento.
Produce una gran plenitud observar a tu amor dormido, dormido junto a ti. Tomar conciencia de esa felicidad, apreciar este milagro cotidiano y sobre todo dejar de querer ser perfectos, el mundo se enriquece, ante todo con sus imperfecciones.