miércoles, 2 de julio de 2014

A veces perdiendo se gana



Cuando ganas algo y tienes triunfos te acostumbras, sin embargo cuando pierdes, si tienes la capacidad de aprender , puedes mejorar mucho.
Obviamente, depende, hay fracasos de los que no te repones, sin embargo en términos generales, la gente que fracasó fue porque se lanzó y se atrevió a hacer algo nuevo y eso en sí es muy valioso.
No se si se está dando una nueva visión entre los reclutadores, en Estados Unidos es algo que está en su cultura, la de buscar a candidatos que hayan tenido uno, dos o quizás tres fracasos en su vida profesional, y mientras mas espeluznantes mejor!!
El fracaso es una extraordinaria escuela y un poderoso indicador de éxito futuro, por eso. ¿Es mejor personas de 50 años con algún fracaso a sus espaldas o jóvenes inspirados que se imaginan un mundo ideal?
Hay una curiosidad, que existe en ti y en mi, es nuestra herencia humana que hay que recuperar.
Con cada intento y cada fracaso no hay que darse por vencido, quizás lo que hay que ver es que con cada intento adicional y cada fracaso llegas a descubrir mas formas de como no funciona que cualquier otra persona en el mundo y estas mas cerca que nadie para resolverlo. Esa es la actitud, curiosidad, necesidad y seguridad en uno mismo.
Cuando entiendes que la vida es mas un viaje que un destino, te das cuenta que los fracasos son nuestros grandes maestros, porque en muchos casos forman nuestro carácter y nos dan grandes virtudes.
Otro aspecto fundamental que hay que entender, el empleo seguro de por vida es cada vez mas ilusorio, y honestamente, ese juego de que uno hace como que trabaja y el otro hace como que le paga, es una fórmula para el fracaso. 
Cuida el negocio como si fuese tuyo y surgirá el cambio fundamental. 

Ya se todo lo que no hay que hacer....y ahora toca hacer lo que sí hay que hacer.


Quizás esto te reconforte.


                                                  Click aquí...Esto te puede interesar