jueves, 28 de agosto de 2014

Derecho al olvido


Desde hace tiempo ya hay clínicas que se dedican a borrar los tatuajes, solución que hará respirar con alivio a quien, después de grabarse en la paletilla las iniciales de su pareja con caracteres árabes o chinos, rompa con ella y tema que el tatuaje interfiera en futuras relaciones que quizás sepan chino o árabe.
Se supone que el tatuaje llevaba incorporada la perpetuidad, pero si ahora se pueden borrar, el simbolismo decae bastante. 
Un reclamación actual exige el " derecho al olvido" y cuatro de cada diez internautas declaran haber solicitado la desaparición de sus datos personales en cualquier registro o plataforma.
El pasado mes de mayo Google puso en marcha un  formulario online para que los ciudadanos europeos pueden solicitar que se retiren los enlaces que consideran que contienen un material censurable. Este es el primer paso para cumplir con una decisión judicial que defendía el derecho de los usuarios a la retirada de información personal del buscador en determinados casos.
Esta web únicamente sirve para enviar las solicitudes y no han especificado cuando tienen pensado empezar a borrar los enlaces que deban ser eliminados en base a los criterios establecidos.

"Si ahora se pueden  borrar, el simbolismo decae bastante".