jueves, 30 de octubre de 2014

Se cambió la hora

España debería adoptar la hora Occidental, la de Londres, que es la que nos corresponde por nuestra posición geográfica; ya que el meridiano de Greendwich atraviesa la Península y pasa por la ciudad de Castellón.
Es un error histórico, que durante la segunda guerra mundial nos ubicasen con el huso horario de Berlín.


Si realizamos ese cambio de huso horario, retrasando así una hora el reloj, terminaríamos antes de trabajar, con lo que dispondríamos de más tiempo para conciliar la vida personal, familiar y laboral. Podríamos volver a comer a la una y cenar a las ocho, como sucede en otros países europeos. Este cambio no incidiría en los ritmos biológicos de los ciudadanos, ya que se adaptaría el reloj al horario solar de España. El sol importa demasiado. Está comprobado que la diferencia entre la hora oficial y la solar acorta el descanso; perjudica la natalidad y a las relaciones familiares y sociales; reduce la productividad e impide una coordinación adecuada con otros países...
Porque, además de poner bien los relojes, es preciso reequilibrar los horarios; ocho horas de trabajo, ocho de descanso y ocho para otras actividades.
La recompensa vale la pena: volver a tener tiempo, el bien mas preciado de nuestra existencia.

Saludos