martes, 28 de julio de 2015

Distintas formas, conquistando con la risa


Desayuno para dos, estando en casa, en modo romántico total, lo único que apetece es que alguien prepare la cena, pero una cena de verdad, por ejemplo una tabla de gustación de quesos. Y al día siguiente...desayuno o  brunch en la intimidad, el plan perfecto para desayunar tarde o almorzar pronto, según se mire. No importa bajar a tomar un poco el aire y de paso probar una tarta, todo casero eso sí. Dicen que el amor entra por la risa y el estómago.


Ritual de relajación a dúo, para los románticos de manual, cena romántica con spa o masaje para dos, se acortan distancias y se incrementan las sensaciones y si se completan con un tratamiento de automasaje de piedras de jade, más aún. Y para finalizar un te aromatizado en una terraza con vistas al centro y sus tejados, que invita a hablar bajito y a entenderse solo con la mirada.
¿Necesitas tu espacio? No todo van a ser planes en pareja, dedícale tiempo a un buen libro.
No es necesario citar a Paulo Coelho cuando crees que tu vida se ha fusionado con otra. Existen otras fórmulas para reivindicar la felicidad, de veras.
O quizás eres de los que tienen tendencia a idealizar y enamorarte de personajes de ficción, y mas aún si te van los canallescos, tampoco está mal.
También hay opciones para los que se enfrentan a una primer cita, como MATADOR (Calle de la Cruz, 13) con una carta de tapeo pensado para compartir, hablar, jugar y comer con los dedos. Y todo a media luz, sea lo que sea, así es fácil romper el hielo.

Si te inquietas, cuando lo ves todo negro, negro, no te preocupes , pega con todo.
Estoy deseando que la crítica me zurre, a ver si lo peto. La crítica de momento me trata bien, mejor que el público.


Saludos