jueves, 14 de enero de 2016

Contacto




La tecnología ha reducido casi a cero el contacto humano, no existe la comunicación de persona a persona en la que haya un cruce de miradas. Saber escuchar es un arte, igual que la empatía que tiene que tener el que escucha sin prisa.
Muchas personas no necesitan consejos, solamente ser escuchadas. Escuchar ayuda a liberarse  de los problemas. Nada resulta mas deshumanizado como la ausencia de contacto humano.
En la antigüedad, existían algunos templos en París, donde en la entrada a cada uno de ellos había pequeños despachos llamados Gabinetes de escucha, donde había una persona sentada cuya misión era solo escuchar.
Todos sabemos la solución a nuestros problemas y solo necesitamos oídos que nos escuchen.


Ser humanos.

martes, 12 de enero de 2016

Calidad de bueno



La bondad no parece que sea un valor de los que están en alza en nuestros mercados. Ni siquiera en el ámbito de los famosos. La bondad como meta no resulta suficiente. La bondad muchas veces es más bien objeto de sonrisas. Hablar de bondad parece superfluo.
Dentro mi aparente modestia, creo que la bondad es un ideal de altísimo vuelo en el camino humano.
Los medios de comunicación que son siempre creadores de opinión, parece que no encuentran la bondad, porque la bondad no hace ruido, no es noticia, una bomba sí lo es, pero mientras la bomba mata,la bondad construye la vida.
Algunos lo ven como una creencia básica, a través de la cual interpretamos el mundo, damos significado a acontecimientos y sentido a la vida. La bondad no se cuenta ni se verifica, solo se degusta, quién tiene esta capacidad lo puede apreciar y esta capacidad está intercalada entre la razón y el sentimiento.

Saludos.

La sonrisa del Lunes


martes, 5 de enero de 2016

Te mira


Y parece consciente de lo absurdo. Ensimismada y algo triste, las rojeces de los ojos lo delatan.
Su mirada me traslada al futuro, obligando a pensar en todo lo que llegará a pasar por delante de ellos.
Dicen que los ojos del ser humano no cambian de tamaño desde que nacemos hasta el día de nuestra muerte. No sufre mayores transformaciones,quizá alguna aclaración en el pigmento y, si la vida se pone cuesta arriba, la pérdida del brillo. Sin embargo, esos ojos estáticos, inalterables, están hechos también para verte a ti.
Me emociona su mirada blanca, perdonando los errores de los que la rodeamos. Me gusta que siempre empiece a sonreír por los ojos, que hablen sin censura, que convierta en juego todo lo que en realidad es juego.
Su energía es solo una chispa del universo. Sólo alcanzo lucidez conectado a esos ojos. Su silencio me hace crecer todas direcciones, me expande, me libera. Paso de lo visible a lo invisible, de lo particular a lo universal, de lo terrenal a lo cósmico.

Me equivoco, pero jamás pierdo la ilusión.