jueves, 14 de enero de 2016

Contacto




La tecnología ha reducido casi a cero el contacto humano, no existe la comunicación de persona a persona en la que haya un cruce de miradas. Saber escuchar es un arte, igual que la empatía que tiene que tener el que escucha sin prisa.
Muchas personas no necesitan consejos, solamente ser escuchadas. Escuchar ayuda a liberarse  de los problemas. Nada resulta mas deshumanizado como la ausencia de contacto humano.
En la antigüedad, existían algunos templos en París, donde en la entrada a cada uno de ellos había pequeños despachos llamados Gabinetes de escucha, donde había una persona sentada cuya misión era solo escuchar.
Todos sabemos la solución a nuestros problemas y solo necesitamos oídos que nos escuchen.


Ser humanos.