lunes, 9 de mayo de 2016

La última lectura



No quisiera irme sin leerte algo muy bonito. Algo que solo viviéndolo lo puedes llegar a entender, dijo él.
Abriendo una página comenzó a leer.

Han quedado tantas cosas por hacer y decirte, no hemos podido continuar la promesa de unir mi vida con la tuya para que hagamos el viaje juntos. Lo cierto es que no me arrepiento de nada de lo que hemos hecho hasta ahora. De nada de lo hecho, ni de lo dicho, ni de lo sentido. Pues contigo he vivido momentos únicos, he sentido cosas extraordinarias y hemos hecho juntos cosas irrepetibles.Nunca nadie me había amado de forma más sincera y bondadosa como tú.Una vez más, me gustaría agradecerte tu compañía a mi lado, todo lo que me has enseñado y hemos aprendido y descubierto juntos.

Ella no dejaba de mirarle, de admirarle, de escucharle y de sentir su varonil, magnética y radiante personalidad, pensando lo feliz que sería si el le declarase su amor, pasando a un segundo término el libro, un buen pretexto para estar cerca, muy cerca de el. Él continuó leyendo.

No ha habido día en el que no he agradecido el poder encontrarte en mi camino y conocerte. Porque, eres la persona más importante que he conocido, la más sincera y auténtica… me lo decían tus ojos, cuando te vi por primera vez bajar de tu coche.
Tú y yo, recorrimos sendas secretas y otras muy transitadas, pero que hicimos nuestras con el caminar de nuestras emociones por ellas. Aprendimos que el amor más que un sentimiento puede llegar a ser algo inexplicable que se siente como una explosión interna que te lleva a descubrir la esencia de la persona que sabe mirarte a los ojos y hablarte con ellos a través del silencio.
Pero también te digo que sigas, que sigas siendo como eres, desde los pies a tus sentimientos. Y que ames con esa sencillez que te caracteriza, tan pura. Formas parte de mí. De mi historia, de mi vida y de mi persona.
En mi hay un trocito de ti y supongo que en ti, otro poquito mío.Quizás, no sigamos el camino juntos, pero ha sido todo tan sano y tan autentico, tan sincero y bondadoso, que eres mi punto de inflexión.
Pero bueno No voy a decirte que no te extraño, porque me muero de ganas de estar contigo. Tampoco voy a decirte que no te necesito, porqué me haces falta, y tal vez más que nunca. No voy a decirte que no quiero llamarte, porqué me pongo nervioso cada vez que tengo el teléfono en mi mano y mis dedos se van buscando tu número y se me congela la sangre al escuchar a la maldita operadora diciendo que mi saldo se ha agotado. Tampoco voy a decirte que no quiero que me llames. Porque en lo primero que pienso cuando suena el teléfono es en ti. Y para que mentir, si no puedo. Se me nota. Es algo que no puedo hacer. Lo lógico, es que tenga que decirte todo lo contrario para hacer las cosas un poco más fáciles.
La gente veía en ello esa condición propia de dos almas muy afines, sobre todo por sus risas.Entre ir y venir, existe otra opción "estar"

Cerrando el libro, él la miró, jugó con su pelo y mirándola a los ojos le dijo: "Te quiero, te comería a versos. No quiero ir a leerte, ni buscarte, quiero que descubras lo mejor de mi".

Hasta siempre.