lunes, 9 de mayo de 2016

No te cases en las Vegas




Clubes nocturnos, salas de juegos, complejos hoteleros y piscinas infinitas...
Es una historia de como perseguir tus sueños, es una forma de vida, como la energía que equilibra opuestos, lo que realmente enciende una llama. Los prejuicios, la coherencia y la realidad no existen, se manifiestan de una forma distinta.

Las cosas mas grandes de nuestra vida a veces se aparecen por casualidad, sin esperarlas, y cuando las encuentras pasan a formar parte de ti. No puedes vivir sin ellas porque tú eres ellas, y vives a través de ellas. Algunos tienen la suerte de encontrar ese motivo  pronto; otros no llegan a encontrarlo nunca. Tú y yo somos de los afortunados.
Encontró su voz  a través de un mensaje y descubrió aquello que perseguía en sus sueños.
Si te casas en las Vegas, pasarás todas las noches sin dormir, lloverá en silencio y cada beso será una despedida.
Amas a quien amas por lo que esa persona hace por ti y por cómo te hace sentir, jamás lo olvides.
Crecerás a mi lado, perderé algunas batallas para mantener la paz y si un día falto prométeme que seguirás viviendo por los dos.

Quiero pedirte unos minutos de tu tiempo, y quiero pedirte que te enamores de un hombre que pueda coser un botón de tu blusa favorita, para que puedas llegar a tiempo a esa reunión; y, por qué no, que te diga al oído que: "Todo estará bien". Y si es un poco ladrón, que te robe besos, que acaricie tu rostro y juegue con tu pelo. Que te monte a sus espaldas y corra por las calles, que te haga sonreír aunque no esté a tu lado. Que valore el tiempo, que coma contigo hasta reventar y luego pasar el tiempo juntos quemando esas calorías.
Susurrará a tu oído una vieja canción y tu la completarás en cada oración, pondrá tu mano en su corazón y así sentirás como te ama.

Si me has encontrado,  no te cases en las Vegas por favor