domingo, 23 de octubre de 2016

A vece se falla



A veces no se acierta, sintiéndote el tonto del lugar.
Parece que el agotamiento físico y mental te juega malas pasadas. Empiezas a sentir una susceptibilidad extrema que, en ocasiones, te hace perder la cabeza.

Te da la  sensación de que la cagas por donde pasas, cuando hablas y haces.  Estás desanimado aunque me lo quieras negar. Lloras por cualquier cosa. Estas borde. No rindes igual en el trabajo. Bajas la cabeza. No te siento seguro. Todo lo recuerdas con nostalgia. No duermes.  Estas nervioso. No piensas las cosas con la cabeza. Haces y deshaces por tu cuenta y no te encuentras bien para enmendar varios disgustos.
Estas triste. Puede ser el exceso de actividad, el ir corriendo de un lado para otro, el pensar a mil por hora sin sacar ni una sola buena conclusión, el desesperarte por lo que antes no tenía importancia, el mal humor que te acompaña gran parte del día, la lluvia, el frío... vete a saber.
 Y, aunque tratas de disfrutar de tus ratitos de ocio, no los vives con la misma intensidad.
Hasta me da la sensación de que estas perdiendo las formas. Metes la pata sin darte cuenta, no te enteras de lo que te dicen, te sientes incómodo en cualquier situación, te cuesta sonreír... es como si estuvieras perdiendo todo lo que hasta ahora habías recuperado, que no era poco. 




Daría lo que fuera por escaparme a un pueblo perdido en algún rincón del mundo, guarecerme del frío en una cabañita de madera y ver caer la nieve tras el cristal. Sentarme frente a una gran chimenea arropada por una manta y tomar un café con leche caliente mientras paso las páginas de una buen libro. Creo que ahora mismo sería una de las pocas cosas que podrían reconfortarme.

Puede que lo que realmente necesites sea pasar más tiempo contigo mismo, ordenar tus pensamientos y deseos, apartar lo que te hace daño y quedarte con lo bueno. Porque tienes tal caos emocional que no aciertas a dar un paso firme y me niego a que te quede más tiempo entre arenas movedizas.

El tiempo ayudará... supongo.