sábado, 28 de enero de 2017

Idem 14. A estas horas


A estas horas brillabas en la noche sin estrellas. Paseando entre  entre miradas, y deambulando entre multitudes, jamás había encontrado nada semejante a ti.
Nada semejante a ése andar. Dibujamos palabras en las nubes, jamás imaginé encontrarte.
Junto ésta historia que poco a poco le voy colocando letras junto a tu nombre…

A estas horas comenzamos a ser el uno del otro ¿Te acuerdas?
Y ahí fue cuando lo entendí todo, mi cerebro sólo registra los momentos placenteros y nos quedamos con la sensación de la primera vez.




Por eso es que te terminas extrañando, anhelas las memorias del primer beso, la primera promesa, el primer sueño cumplido.La luna nos tranquiliza y vemos las estrellas como personas que un día estuvieron vivas…, conociéndonos poco a poco. Nos reíamos de todo, recuerdo estas horas . Conforme pasaba el tiempo más te quería, más me gustabas y más anhelaba que llegará el día de volver a verte. Un día especial juntos, conociendo lugares nuevos,personas y disfrutando de una conversación, más me gustabas, más te quería., sin duda me enamoré!
Lo único que queríamos era volver a vernos, escuchar nuestras risas, volver a reír por estupideces escuchar nuestras historias. Sentirnos cerca. Tomarnos de la mano. Pasar el tiempo juntos, preocuparme por ella y que ella se preocupase por mi.


Verla recostada a mi lado,diciendo palabras que no sonaban, pero que los latidos de su corazón decían. Lo entendí todo cuando la presión de su cuerpo con el mío me hizo sentir feliz.
Sus hermosas pupilas detrás de sus párpados, su voz . El mismo aire que yo respiraba al tenerla a dos centímetros de mí. Toda aquella oscuridad que nos acobijaba, las palabras que nos decíamos, las miradas que  compartíamos, los besos que nos dábamos.Sólo podía sentir su corazón lleno de sentimientos, de emociones, de pasado, de presente y de futuro. Heridas que me propuse a sanar, sueños que me propuse cumplir. El cabello que caía en su cara. Todo momento sintiéndola cerca fue perfecto, como si quisiera presionarla demasiado contra mí para poder entrar en ella sin salir jamás de ahí. Para quedarme por siempre en su corazón.Es una de las mejores experiencias que se viven y si tuviera la oportunidad lo haría cada día de mi vida.
Quería dormir contigo, pero dormir con el significado mas inocente, abrazarte por la cintura, poner mi rodilla entre las tuyas y sentir tu respiración en mi oído. Quería dormir contigo de la manera mas inocente.
No había mejor sensación que estar con ella, te hacía olvidar todos lo problemas, te sacaba de la rutina, te hacía reír. Podías hablar de tonterías todo el día sin aburrirte, y hasta hacer filas por horas era divertido.
No creo que sea posible olvidar a esa persona y esa noche, o al menos no después de tantas sonrisas, de sentir sus caricias o de escuchar su risa.

Lo que ella no sabía es que él era feliz con solo verla. Por eso la ama, porque es lo mas parecido a la felicidad que había encontrado.


A estas horas sólo se encuentran despiertos los que tienen el corazón roto...

Gracias


Idem 13. Hoy



¿Ves? Hoy ha salido el sol. Por mucho que lloviese y el día fuera gris, cuando sus corazones se encontraban...salía el sol. No fallaba. y si no era así, él se encargaba de "negociarlo". Hoy ha salido.







Ella, de esas chicas que aunque esté enfadada siempre brilla. Es una de esas chicas que revoluciona cada calle que pisa, que convierte cada tristeza en risas.La que lo destruye todo para volverlo a armar, la que te provoca suspiros y la que también te quita el oxígeno. Es una chica llena de sorpresas,le gusta que la sorprendan, que la tomen de la cintura,que la saquen a bailar bajo cualquier tormenta,que la abracen por la espalda,que le den vuelta a su mundo.Ríe como una loca cuando escucha su canción favorita sonar, otras veces,llora como loca cuando escucha que han dejado de dedicarle canciones.Pareciera que la hayan sacado de un libro. Ella es hermosa, que digo, está más allá de ser hermosa. Y es real. Y hay una pizca de locura, lo puedes sentir. Bonita y divertida. Hermosa por la forma en que piensa, hermosa por esa chispa en sus ojos cuando habla de algo que ama. Hermosa por su habilidad para hacer sonreír a otras personas, incluso cuando está triste. No, ella no era hermosa por algo tan temporal como su apariencia. Ella era hermosa en lo más profundo de su alma.
Se ríe, niega ligeramente con la cabeza, te ofrece una pequeña sonrisa y te dice ‘Eres un idiota’. Si ella te dice eso, eres un hombre afortunado.
ELLA, sí, así, con mayúsculas a la que ves recogerse el pelo y piensas que no quieres que acabe ese puñetero espectáculo, la que siendo princesa se recoge el vestido, se quita la corona y los tacones, se enfunda la armadura, coge las armas, se pone a tu lado en la guerra y te dice ”a por ellos”, esa que cuando te sonríe…te desarma.


Y el, es de esos chicos que sabes que son seguros de si mismos, que tal vez cuando lo conozcas pienses que es un engreído pero en realidad no lo es, de esos chicos que con una sonrisa te cautivan, que siempre sabe que decir, que demuestra cuando alguien le importa, que dice las cosas cuando no le gustan, que es directo con lo que piensa, que no le gustan los rodeos, que con una mirada puede decirte muchas cosas, que es coqueto y a la vez honesto, que si te quiere te lo dice y si no lo hace no lo dice, que si en verdad le importas te lo demostrara en frente de quien sea, que sabe como hacer reír a la gente o como sacarles una sonrisa, el, es de esos chicos que no muchos se esmeran en conocer pero cuando lo haces sabes que es de esas personas que ya casi no hay, alguien que aunque no lo quieras, no podrás dejar de recordar. Es el primero en pedir perdón y el último en irse.


Hay personas mágicas, te lo juro. Las he visto. Se encuentran escondidas por los rincones del planeta. Disfrazadas de normales. Disimular es su especialidad. Procurando comportarse como los demás. Por eso, a veces, es tan difícil encontrarlas, pero cuando las descubres ya no hay marcha atrás. No puedes deshacerte de su recuerdo. No se lo digas a nadie, pero dicen que su magia es tan fuerte, que si te toca una vez, te atrapa para siempre.

Ellos no pertenecen ni a lugares, ni a personas ni a sentimientos, ni a climas. Pertenecen a Hoy.
 


miércoles, 25 de enero de 2017

El desayuno



LIBROS A LA CALLE llega a su decimonovena edición como una de las campañas de fomento de la lectura con más tradición y popularidad entre los madrileños. Durante estos años, los usuarios del transporte público de esta región han hecho suyos a los grandes escritores de nuestra literatura a través del contacto diario con fragmentos de sus textos expuestos en los medios de transporte cotidiano.
Cada vagón de Metro o de tren, cada autobús, puede ser un lugar en el que encontrarnos con la literatura, tomar contacto con autores, personajes y géneros desconocidos, o volver a recordar obras que se leyeron hace años. Para los primeros, la curiosidad está creada y para los segundos la sugerencia está hecha.
A partir de este contacto, el viajero tiene la opción de continuar la lectura acudiendo a una librería o a una biblioteca y seguir la historia que comenzó durante el trayecto. Incluso, sin salir del metro, podrá acudir a cualquiera de los doce puntos de Bibliometro localizados en otras tantas estaciones del suburbano.
La finalidad de Libros a la Calle es crear inquietudes lectoras entre nuestros conciudadanos, ofrecer nuevas perspectivas sobre autores y géneros poco conocidos y conmemorar las efemérides y galardones literarios que se celebran a lo largo del año.

Fuente: https://www.federacionsanjose.com


Saludos




domingo, 22 de enero de 2017

La sonrisa del Lunes


Idem 12. Y si...


¿Qué te parece si hoy nos dejamos de inhibiciones? Si dejamos la cursilería barata a un lado y decimos los que sentimos tal cual como es. Si me das no un beso de cuento y sí uno real, de esos que te estremecen y te erizan la piel.

¿Y si fijas tu mirada en la mía y te pierdes en ella? ¿Y si vamos a dar un paseo no planeado y caminamos sin destino alguno? Salgamos a ver el cielo hasta que nos quede claro lo sumamente especiales que somos el uno para el otro. Podrías tomar mi mano y jugar con mis dedos. Podrías acariciar mi cabello rápidamente, como si no supieses que eso me mata.

Contemos nuestros pasos y los tropiezos, riámonos de ellos, riámonos de todo. Podríamos jugar bromas al mundo y ver a todos enfadar, tocar algún timbre y salir corriendo. Podríamos ir a comer y olvidar los modales aunque todos nos miren. ¿Y si vamos a lanzar piedras al río? ¿Y si vamos a escupir desde un puente? si corremos bajo la lluvia o compramos una botella de vino.

¿Qué te parece si bailamos sin música, imaginando que es una balada y después se transforma en algún baile gracioso? ¿Y si me dejas morder tus labios? Podríamos planear de la nada algún viaje en fin de semana. Dejar plantado algún deber importante y escaparnos al caer el sol. Podrías robarme un beso o fingir que no lo esperabas si lo hago yo.

¿Y si nos subimos a un árbol para ver las estrellas? Podría imitar tus gestos y hacerte cosquillas, aunque termines de mal humor. Podríamos mirarnos por mucho tiempo hasta no aguantar más y darnos un beso, y luego otro y otro más…


¿Qué te parece si salimos de lo convencional? Si no llevamos la cuenta de los días y sí la cuenta de las pasos que quedan por dar.

¿Qué te parece si nos amamos de una manera fuera de lo común? Si me permites ser real e imperfecto contigo y me dejas enamorarme del ser imperfecto que también eres; si ambos hacemos el esfuerzo por mantener esta balanza y sentarnos a charlar si algo se sale de su órbita.

Déjame ser libre y tuyo, permítete ser libre y mía. No sigamos patrones ni hagamos promesas que no están en nuestras manos.

Déjame amarte como sé hacerlo… no de manera perfecta, pero sí real.

Idem 11. Hazlo


Han pasado tantas cosas entre ellos, que les resulta difícil pensar en tan solo dar la vuelta y seguir sus camino. Han perdido y recuperado la esperanza tantas veces que ya no saben cuándo el adiós es verdadero. A él no le importa saber en qué momento llegaron a este intermitente punto de lágrimas y despedidas, sólo quisiera tener la certeza de que por todo lo vivido… no olvidarás todas esas cosas y a él.

No olvides lo mucho que llegaste a amarle, y que quisiste ser mejor persona por él. No olvides vuestras promesas, no olvides las señas que sólo tú y él entendíais y no olvides las canciones que os dedicabais el uno al otro.

No olvides vuestros besos por las mañanas, por las tardes, en las noches y en la madrugada.

No olvides la forma en que tomabas su mano y te sentías orgullosa por tenerle a tu lado. No olvides los ‘’Te amo’’ suaves y también los apresurados. No olvides las cosquillas y vuestras luchas de dedos. No olvides cuando subías en su espalda y dabais vueltas como locos.

No olvides cuando te hacía fotos. No olvides sus mensajes de aliento cada que vez tenías algún evento importante. No olvides las cartas que con tanto amor entre horas te escribía. No olvides cuando improvisabas alguna ‘’canción’’ y él se reía.

No olvides aquellas cosas que convertisteis en tradición, como despediros de una manera peculiar, inventar una palabra que significara más que ‘’te amo’’, inventaros apodos chistosos...

No olvides las veces que llorabais porque os resultaba muy difícil alejaros el uno del otro. O cuando llorabais por amaros tanto. No olvides vuestro primer beso, vuestro primer te amo… no olvides la primera vez que nos mirasteis.


No olvides cada detalle que te hizo diferente a cualquier chica. No olvides las razones por las que decías que le amabas. No olvides cuando no podías resistir el besar sus labios. No olvides cada sueño que construisteis juntos.

Extraña cada beso que os distéis, cada abrazo que hizo falta, cada palabra que se quedó atorada en tu garganta. Extraña aquella sensación y deseo por salir adelante, juntos, extráñate feliz a su lado, extráñale amándote.

Por favor, tan sólo no le olvides… porque él no lo podrá olvidar jamás.



domingo, 15 de enero de 2017

La sonrisa del Lunes


No fear of Heights





"No Fear Of Heights"
I never walked near the edge
Used to fear falling
I never swam far from shore
Never tried the secret door

But when you give me love
When you give me love

I have no fear of heights,
No fear of the deep blue sea,
Although it could drown me,
I know it could drown me

I didn’t wander in the woods
Used to fear the darkness
I didn’t like getting deep
I was scared of what I couldn’t keep

But when you give me love
When you give me love

I have no fear of heights,
No fear of the deep blue sea,
Although it could drown me,
I know it could drown me

No fear of the fall
No fear if it's with you that I fall
‘cause nothing could break us,
No, nothing could break us, now

sábado, 14 de enero de 2017

Idem 10. Cómplices

Se encontró contigo sin esperarte. En tus cartas, en tu olor en cualquier esquina, en los últimos abrazos con sabor agridulce. En tu "en línea" y ***sin estado***... qué mal se le dio siempre leer las señales de humo. En sus lágrimas echándote de menos mientras se pregunta los veintiocho porqués y alguno más que guardas. Te encontró sin buscarte en su cabeza, deseándote y suplicándote que hagas algo, que nos salves. Cuando quiere invocar tu mirada, donde tantas veces descansó, se le escapa el recuerdo más puro que puede tener de ti.
Él no tiene tu reloj de arena con el que el tiempo corre más que los demás, pero tiene paciencia para no perder la razón, porque esa razón es lo que venimos a buscar. Tener las cosas que nunca hemos tenido. Cosas simples, pequeñas, básicas, normales, sinceras, bonitas. Cosas que nos hagan vibrar las veinticuatro horas del día, que brillen no sólo cuando nos tenemos delante; aquellas cosas que nos hagan dormir tranquilas y soñar libres.
Tú se las has dado.
Perdónale si a veces se confunde entre ficción y realidad y no sepa distinguir. A veces cree volverse loco saltando de un lugar a otro, de un momento a otro, de un beso a otro buscando pistas que le den luz. Pero se resiste a encontrar más indicios, quiere que seas tú la luz que le oriente con tu valentía. Le conoces más por los hechos, y hechos quiere ofrecerte.



Quiere que hagáis equipo callados, que respiréis juntos, que trabajéis el alma y apacigüéis la mente. Quiere que os conozcáis de cero homenajeando a la madrugada de enero, que os reconozcáis con las luces y las sombras que ya sabéis, que nos comprendáis, os cuidéis y os ocupéis sin preocuparos más. Y aunque no sabéis qué pasará después, que nadie diga que no lo intentasteis hasta el final.

Tienes la suerte de saber que, aún siendo invisible, el piensa en ti y pregunta por ti en sus sueños. Cómo estarás, qué harás, dónde reposan tus pensamientos, si todo está en orden, Si tú también te vas ordenando. Y perdonándote. Es tan difícil, ¿verdad? Pero mira, el tiempo nos concede esta tregua para pelear contra los miedos hasta matarlos, y salir ilesos de cualquier desastre. Hazte el favor de no dejar de luchar.

El momento preciso

Una de las cosas que no deberíamos perdonar a algunos acontecimientos es que nos hayan insuflado la vana esperanza de que en algún momento, esté acechándonos un twist ending*
Ya sabéis...ese tipo de revelación que no solo está destinada a hacernos replantearnos muchas cosas, sino a hacernos naufragar entre promesas que son fáciles  de desechar.

 Pero en algún rincón recóndito de nuestra estupidez algunos anhelamos que la vida, los astros o quien fuere que maneje los hilos, nos aguarde con algo inesperado por doloroso que sea. Porque eso significaría que ahora, mientras estamos leyendo esto mismo, estamos siendo demasiado ciegos para detectar que algo no es como parece y se está fraguando un catártico instante.
La respiración descompasándose, el miedo estrangulando la voz. La eternidad accionada y redefinida por las manecillas de un segundero. Ese labio inferior despegándose hacia el suelo: estaba equivocado. A veces no hay tiempo para más porque la bomba estalla, pero eso da igual. Hablo de ese momento ínfimo en el que las lágrimas pugnan por salir pero el pavor las retiene. El instante en el que todo cambió y no nos dimos cuenta.
En la vida, esa suma de circunstancias más o menos fortuitas que se desarrollan por etapas, afrontamos un gran número de sucesos que lo cambian todo: la muerte, el abandono, la enfermedad, la paternidad u otros momentos, son los puntos de inflexión de nuestra película personal. Pero rara vez se viven esos twist ending. Me atrevería a decir que nunca. Raramente estamos ciegos. Los sobresaltos acostumbran a hacer ruido cuando se dirigen hacia nosotros, como un presagio que no se refugia pero sí avisa. A veces es una suerte y otras no. La mayor parte de la gente que se esfuma de nuestro lado lo hace con preámbulos y hasta cuando vamos a ser abandonados en un arcén, llevamos tiempo recolectando pistas que insinúan y aligeran el desenlace. No el dolor, solo el impacto. La tragedia es muy desalmada, pero si uno se fija bien, va diseminando miguitas para no pillarnos completamente desnudos y acolchar la colisión. Para robarnos el twist ending.


*twist ending: giro final o vuelta de tuerca. Se trata de un vuelco en el argumento de la historia que cambia el sentido y la esencia de todo lo que hemos visto, sentido y vivido. 

El destino importa



Habitaciones imaginarias, viajes entre la ficción y la realidad, regresos a la infancia, prospecciones de futuro, perdidos en el camino...Nos vamos de viaje.
Cuando escribo me gusta siempre convivir con distintos planos: el real y los ilusorios.
Esa es una de las ventajas de escribir, que resulta mas fácil completar con tu imaginación, pensamientos e ideas, los huecos de la ciudad y de tu corazón. Imaginar costumbres insólitas, explicaciones improbables para cada acontecimiento, toda una trama detrás de cada gesto o cada objeto inesperado. Por supuesto, si me encuentro en medio de la escritura, suelo viajar con mis personajes. Y si camino por la ciudad, donde quizá estoy hace meses a través del poder de la ilusión, a la vez que los árboles se mecen a mi alrededor, en mi cabeza están sucediendo muchas mas cosas de las que son visibles. Siempre procuro extraer todas las posibilidades de cada rincón y circunstancia.
El mío sería un viaje utópico, un viaje que puede hacerse sin moverse de casa, escribiendo.


Saludos

miércoles, 11 de enero de 2017

Pequeñas dosis




La vida es demasiado corta para preocuparse por lo que otros dicen o piensan de ti. Diviértete y dales algo de qué hablar...A fin de cuentas, es tu aventura. Hagas lo que hagas, encontrarán algo que juzgar. Deja lo mejor de ti en cada una de las personas que cruzan tu vida y merecen la pena. Conoce mundo, pero sobre todo trata de conocer el mundo interior de las personas que te brindan su tiempo, su amistad y su amor. Es el más fascinante. Y sobre cualquier otra cosa del mundo, sé tú. Y nunca dejes de utilizar tus poderes mágicos.

Saludos

Idem 9. Su calidad y calidez


Son excitantes, amables, alegres, positivas, optimistas, genuinas, coherentes, responsables, curiosas, generosas, educadas y que aman la vida, sus vidas. Les permitía ser ellos mismos, siendo felices viviendo en la piel de cada uno. Querían lo mejor para el otro, pues es el mismo listón que se ponen a sí mismas. Se ofrecían lo bueno de cada uno de ellos deseando vivir continuamente en el lado bueno de la vida. Es una ley física y psicológica, se dan lo que son.
Era una relación de calidad y calidez.

Idem 8. Lo dijo ella...




Ya lo dijo ella: "No lo dejes, forma parte de ti...y de mi"
Lo mejor para ella, lo mejor para su vida no admite medias tintas ni medias verdades. Lo mejor para ti es lo que sólo tú sabes. Puede que lo que hoy intuye tu corazón, mañana lo entenderá tu cabeza. Lo mejor para ella no admite permisos ni negociaciones. Lo mejor para ella es innegociable. Lo mejor para ti puede no ser lo mejor para otros.

Se despertó aun sin ser consciente de que ya tenía la decisión tomada. Salió de la cama dejando tras de sí, no solo el resto de la noche, sino también una vida. Entre las arrugas de las sábanas quedaron los restos de los sueños no vividos, por cobardía, vergüenza o dejadez.

¿Lo recuerdas? Ella empezó entregada, plena de energía y con ganas de darte el máximo y la acogiste. Hizo vuestro el proyecto y pusiste a su servicio todo el amor, la creatividad y el tiempo. No era una empresa perfecta, ninguna lo es, pero tu luna de miel con ella no había hecho mas que empezar.

Se despertó en mitad de la  noche y aun con los ojos cerrados, salió del sueño conservando la sensación de realidad en su piel. Otra vez había vuelto a soñar con el paraíso.
Era un sueño recurrente. Aunque los escenarios siempre eran diferentes, sabía sin lugar a dudas que todos ellos eran el paraíso, porque estaba él. Un sentimiento de absoluta serenidad y confianza eran su sello inconfundible.

Ella debería preguntarse que es lo que espera. Qué desea con anhelo, que considera imprescindible para ser feliz, que relación pretende empezar. Debe responderse con sinceridad. Sólo desde el amor propio y la autoestima distinguirá lo bueno de lo malo, lo necesario de lo inútil y lo contingente de lo indispensable. Saber esperar.

Otra vez había soñado con el paraíso, antes de conocerle ya soñaba con él. Entonces no sabía su nombre ni su significado. Pero las emociones que esos sueños evocaban en ella, era la huella por la que siempre le reconocía. Eso es sincronía.






Pequeñas dosis





Había sido un día como otros, si bien era cierto que llevaba unas semanas con más preocupaciones que las ya habituales, aunque nada con mayor envergadura que otras veces. Ya había lidiado en otros momentos de su vida con situaciones de estrés, sobrecarga y presión. Esta era solo una más,

Después de deshacerse de la ropa que no utilizaba desde hacia años y que conservaba en armarios y sin saber muchas veces de su existencia, comenzó a empaquetar objetos: libros que no volvería a leer, discos que hacía mucho tiempo que habían dejado de interesarle, regalos absurdos...

Decía cierta escritora que en la vida no se puede dar marcha atrás, que hay que seguir adelante. Que la vida es una calle de sentido único, que es como montar en bicicleta, hay que seguir pedaleando para mantener el equilibrio. En cada vida hay muchas vidas y se requiere vitalidad.

Quizás ahora más que nunca te sientas vulnerable, atisbando con miedo tu futuro y resignándote a que todo siga igual, ante el malestar general que adviertes en quienes te rodean, ante sus cambios de humor y sus emociones que vuelcan en ti.




Saludos

Pequeñas dosis


 Mas allá de aquel instante nada tiene importancia. Lo que sucedió antes de ese instante, ya no importa. Este momento que estás viviendo, en realidad tiene mucho valor, en segundos, días o años. No tiene nada que ver con el tiempo. Son los latidos de tu corazón y la profundidad de tus vivencias las que harán de este instante que sea algo real y único para siempre.



Saludos