sábado, 14 de enero de 2017

El destino importa



Habitaciones imaginarias, viajes entre la ficción y la realidad, regresos a la infancia, prospecciones de futuro, perdidos en el camino...Nos vamos de viaje.
Cuando escribo me gusta siempre convivir con distintos planos: el real y los ilusorios.
Esa es una de las ventajas de escribir, que resulta mas fácil completar con tu imaginación, pensamientos e ideas, los huecos de la ciudad y de tu corazón. Imaginar costumbres insólitas, explicaciones improbables para cada acontecimiento, toda una trama detrás de cada gesto o cada objeto inesperado. Por supuesto, si me encuentro en medio de la escritura, suelo viajar con mis personajes. Y si camino por la ciudad, donde quizá estoy hace meses a través del poder de la ilusión, a la vez que los árboles se mecen a mi alrededor, en mi cabeza están sucediendo muchas mas cosas de las que son visibles. Siempre procuro extraer todas las posibilidades de cada rincón y circunstancia.
El mío sería un viaje utópico, un viaje que puede hacerse sin moverse de casa, escribiendo.


Saludos