lunes, 19 de junio de 2017

Brotes



Mi primer conflicto serio con el mundo fue por culpa de la lluvia. Nunca he entendido por qué se le considera mal tiempo cuando a mi me alivia y me pone de buen humor. Me exalta. Mi parte de planta florece y me dan ganas de escribir y viajar lejos, fuera de las rutas de la postales. Tras los veranos excesivos, que por razones misteriosas cada vez son más horteras, las primeras lluvias lo borran todo, devuelven al mundo a su lugar y volvemos a pensar en lo que importa. La lluvia "mal tiempo" no es mas que la primera de un montón de equívocos que nos afectan y recuerdan cuál es nuestro lugar en el mundo. ¿Por qué llamar buen tiempo al sol?
La principal dificultad que tengo con la lluvia es que con ella soy con claridad polígamo. Soy un don Juan de la lluvia: No me conformo con la de la ciudad, que favorece las conversaciones en los taxis. Me gusta mucho mas la del mar, que se alarga una vez terminada.Me entusiasma la de la carretera, siempre y cuando vaya solo,pues si algo tiene es que favorece la ensoñación y el recuerdo, y eso no es posible acompañado. Pero la que me desarma es la de la tormenta. No recuerdo si nací en un día de tormenta.

Saludos

Gracias 21