lunes, 26 de junio de 2017

La ola es el mar



En este momento, en este instante se desvanece el miedo al futuro, el pavor a la muerte y la conciencia de la limitación.Si lo pasas mal es porque te crees separado de la ola, tragado por el oleaje. Pero cuando gracias a la contemplación, te ves delante de ella, no hay ayer ni mañana, ni tiempo, ni muerte, solo mar. Es como si cayeras en la cuenta de que no puedes temer a la ola porque ya eres parte de ella.
A veces, nuestro mar, se muestra bravo, en otras ocasiones calmado. Si cierro los ojos y siento la energía dentro de mi cuerpo relajado, sé que soy una ola, una ola en el océano. Y despierto, y toda angustia y temor se acaban disipando.Eso es despertar o, mejor dicho, resucitar.


Saludos