martes, 18 de julio de 2017

Palmeras


Llegó el momento, por fin.

Ya he sacado la maleta grande del armario y he metido las primeras cosas. Equipaje de verano, arena infinita, escotes y pantalones cortos.
Me voy. A soltar tooooda la energía negativa, a traerme toooooda la positiva. A dormir bajo las estrellas y saludar a los peces. A beber poco, a reirme mucho, a llorar nada.
Me voy con ganas de olvidar y disfrutar, de que este viaje sea otro punto de inflexión, de los que remueven el alma y te hacen empezar de cero.
A miles de kilómetros la vida puede ser maravillosa y deseo y confío en que tras haber recorrido mil, pueda seguir contemplándola de la misma manera.
Por si no puedo despedirme en condiciones:

- Papá, Mamá and family, espero que estéis bien , que los días bajos vayan subiendo, que aunque esté lejos estaré muy cerca. Que no tengo nada que deciros porque ya lo sabéis todo. Sois muy fuertes.

- Eje del Mal, nos debemos un viaje a la gloria, ¿no creéis? Me acordaré de vosotros aunque paséis de mí.

- A tod@s los demás resérvarme un finde por si vuelvo para reírnos un rato del mundo y ponerlo del revés.

Os quiero.

Abrazos para todos los que aún no os habéis cansado de pasar por aquí.
Feliz Verano!!